Seguidores

26 ene. 2010

No sólo es eso...


La anorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la falta de apetito y que puede deberse a causas fisiológicas o psicológicas.

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la pérdida de peso, provocada por la preocupación por la forma y el peso del propio cuerpo.

Algunas de las causas más comunes son los sentimientos de incompetencia, baja autoestima, ansiedad, estrés, rabia, soledad… las personas con desórdenes alimenticios podrían tener relaciones problemáticas o haber sufrido burlas respecto a su tamaño o peso. La presión de la sociedad que identifica la esbeltez y la apariencia física con la belleza también tiene un gran impacto en su desarrollo.

La obsesión de la sociedad moderna con el peso es ridícula ya que mientras en algunos países sufren problemas crónicos de desnutrición y hambrunas, otros están teniendo que enfrentarse a problemas con la obesidad relacionados con la mala alimentación.




Respecto a las pasarelas, hace unos cuantos años vimos el revuelo que se monto por las tallas de las modelos que habían desfilado en Cibeles, ya que estas usaban la talla 34 midiendo entre 1.75 y 1.80 de altura.
La talla permitida y recomendada por el Senado de 1999 es la 38, ya que da la imagen de una mujer saludable y no la típica Barbie que vemos en las revistas de moda.
Por ello, la industria de la moda decidió que en los desfiles más importantes sólo estuvieran aquellas chicas que tuvieran un índice de masa corporal normal. Todo esto empezó en Cibeles y luego siguió en pasarelas de Londres, Milán o París.

Todos estamos acostumbrados a escuchar el típico 90-60-90, pero la belleza es algo muy subjetivo y los cánones de belleza también. No todas las mujeres tienen que cumplir eso para ser bellas.



Por tanto, ¿la moda debe adaptarse a la sociedad o la sociedad a los dictados que impone la moda?
Parece ser que es la segunda opción la que gana, ya que a lo largo de la historia los gustos físicos han variado, desde momentos en los que una persona obesa era considerada sumamente atractiva hasta momentos en los que todos tienen miedo de ganar un poco de peso de más.
En los 90, las curvas eran el canon de belleza hasta la aparición de Kate Moss, y empezó a cambiar la tendencia de forma que en los parámetros de belleza reinaba la delgadez.

Siempre que hablamos de este tema, culpamos a las modelos, ¿pero realmente tienen ellas toda la culpa?

En realidad, es la industria de la moda la que exige esas medidas que son imposibles para la gran mayoría de la sociedad. Los diseñadores puede ser que tengan la gran parte de culpa, ya que exigen chicas ultra delgadas para caber en sus estrechas piezas o para lucir mejor en las campañas fotográficas…

La moda es un mundo donde se refleja que el glamour y el éxito tienen que ir unidos con la belleza exquisita de un cuerpo delgado.

1 comentario:

I.E.S. Gonzalo Torrente Ballester dijo...

Excelente artículo. Y las fotos: ¡sobrecogedoras!
José Antonio.